martes, 17 de abril de 2012

RELACIONES SEMÁNTICAS


Continuando el periplo que comencé en este curso escolar, atraco mi barquichuela en el tercer Instituto que me han asignado en este curso. De nuevo en Parla, en el IES Elkin Patarroyo. Los chicos y chicas maravillosos como siempre, ya se han puesto manos a la obra y su obra, la de los chicos ha terminado por ser para mí lo único verdaderamente importante; los chicos y regresar una y otra vez a la calle, para que no se calle, no se silencie el terrible desastre que acecha cada día a nuestra enseñanza, a nuestra educación. Educación que, herida pero viva, se sigue afianzando en las vidas y los pasos de nuestros chicos y chicas.
Uno de los primeros temas que teníamos que ver en 4º ESO era el de las relaciones semánticas: sinonimia, antonimia, polisemia, monosemia y homonimia. Y es que a las palabras, como nos sucede a las mujeres y a los hombres, les da por enrredarse y refrotarse entre ellas aprovechando  la parte de mundo que recorren. Les decía a mis chicos ¿os imagináis una lengua en la que todas las palabras fueran monosémicas, con un solo significado? Sería imposible o, por lo menos, sería aburrido, pues anularíamos el efecto metafórico que tienen las palabras cuando entran en relación con la vida.
Así, les propuse crear a partir del texto "Puntuación" de Raúl Vacas, que aparece en el apartadao "Lengua y Literatura" de su libro Esto y ESO publicado en Edelvives. Leímos el texto. Tras la lectura del texto original empezaron a pensar palabras, por parejas. Buscaban palabras de nuestra lengua que tuvieran al menos cuatro o cinco significados. Después nos pusimos a jugar...

Juan estaba caminando por el parque y no se dio cuenta de que había pisado un chicle. Regresó a su casa y se lo quitó. Se acordó de que tenía un examen de matemáticas y se puso a hacer cuentas; cuando las terminó de hacer salió a comer a un restaurante y se encontró a un amigo, así que comieron juntos. Cuando terminaron de comer, pidieron la cuenta al mesonero. Esta historia me la cuenta mi padre cada vez que se acuerda de su amigo Juan.
(Alex y Carolain, 4º A)

Ayer por la tarde una rosa preciosa brillaba en el jardín de la fiel amiga de mi madre: Rosa. Al anochecer, el color del cielo se volvió rosa y mi madre dejó de ser como una rosa, por haberse enterado de la muerte de su fiel amiga Rosa, a la que días después tiraban rosas rosas con tristeza, mientras con rosa nariz, por el llanto que la terrible muerte provocó. Incluso las rosas halladas en el lugar del entierro se volvieron tristes. Para mi madre, esas horas rosas pasadas con Rosa, se acabaron en ese negro día.
(Alex Risnoveanu y Anour, 4º A)

Hace unos días me apunté a una Marathon en la que si ganabas te daban 1000 Euros. Ayer era el día de la carrera y tras mucho esfuerzo gané y me fui a ionformar sobre cómo me entregarían el premio. Fue así como me enteré de que me lo ingresaban en el banco. Gracias a este dinero, mi familia y yo bos fuimos a un acuario y vimos un banco de peces, después de lo cual, nos fuimos a un parque para hacer un pic-nic y nos sentamos en un banco. Teníamos que aprovechar porque al día siguiente teníamos que ir todos a donar sangre a un banco de sangre.
(Noemí y Roberto, 4º A)

Estábamos en una casa. En dos días íbamos a partir a Londres pero mientras tanto jugábamos al Party, entretenidos, mientras un amigo partía la tarta; a parte teníamos unos bollos que habíamos comprewado en la panadería Mari-Yoli. Esa noche estuvimos contando chistes y antes de cenar contamos uno muy gracioso y nos partimos de risa. Cenando veíamos en la televisión cómo Luis Piedrahita hacía un truco de magia en el que partía a Pablo Motos por la mitad; el hombre de negro, que tiene mucho cariño a Pablo Motos vio cómo Luis estaba partiendo a su amigo por la mitad y sin más le partió la cara.
(Jonathan, Ossama y Mohamed, 4º A)

Sobre la mesa, junto a unos libros de texto descubrí un sobre que contenía una carta que iba dirigida a mi madre. Hablaba sobre un asunto de mucha importancia. Fui a buscar a mi madre a la cocina y la vi echando un sobre de sopa a la olla. Le dije que le había llegado una carta y me dijo que la dejara sobre la mesa y yo sé que esa carta trata sobre un asunto greave.
(Sara y Sonia, 4º A)

Me estaba planchando el pelo cuando mi madre entró en mi habitación y me preguntó dónde estaba la plancha para planchar sus camisas. Empecé a buscarla encima del armario cuando sin darme cuenta caí dándome un planchazo contra la cama. Cuando bajé mi madre estaba haciendo un filete a la plancha. Me lo comí con gusto ya que tenía mucho hambre. Al rato, llegó mi hermano de jugar al fútbol y me contó que papá se había ganado una plancha en el torneo.
(Dayana y Evelyn, 4º B)

Llevaba bastante tiempo sin dejar ver su preciosa dentadura. Por más que intentaba alegrar su rostro: nada, ni un sólo diente se dejaba ver por su pequeña comisura. Con el ánimo por el subsuelo y su andar deambulate, se dirigió a aquel lugar que tanto adoraba. Observó el cielo dentado por las nubes, el rayo de sol que asomaba por entre las peculiares rocas en forma de diente y el suave y húmedo césped en el que solís recostarse. Daniel tiró su mochila al suelo con desgana y se acopló en el lugar. Apoyó su espalda en la gran roca, se quitó las playeras y cruzó las piernas. Metió su mano en el bolsillo y notó algo. Entonces recordó el diente de ajo que le había regalado su abuela y sonrió. Lo cogió, apretó el puño con fuerza, cerró los ojos y pidió un gran deseo.
Ese gran deseo se le cumplió al cabo de una semana. aquel deseo era volver a ver a su abuela y que juntos los dos, cada uno con un diente de león en la mano, pudieran soplar ese deseo a la vez.
(Marcos y Alejandro, 4º B)

Íbamos por la calle, en una tarde lluviosa de invierno, mientras tanto íbamos andando pero empeó la tormenta y vimos caer un rayo. Entonces empezó a llover más fuerte y al asustarnos salimos corriendo como un rayo. Todavía nos quedaba mucho camino para llegar a casa, donde teníamos que coger nuestras camisetas, bufandas y banderas para ir al campo de fútbl de Vallecas a ver a nuestro equipo de toda la vida que es el Rayo Vallecano. Al llegar a casa empapados hicimos tiempo hasta que nos secamos. Mientras, pusimos una película, pero sólo encontrábamos películas de niños, así que nos pusimos Cars, donde sale Rayo Mc Queen. Al llegar al campo tuvimos suerte y salió el sol con unos rayos deslumbrantes. Cuando salimos de del campo nos fuimos a dar unos rayos UVA y por a nche, ya en la cama, leímos la leyenda de Bécquer: "El rayo de luna".
(José Félix y Javier, 4º B)

En el azul del cielo, cientos de pájaros remontan el vuelo sin inmutarse por las personas que viven debajo de ellos. Cae la tarde y abundantes son los pájaros que buscan una chica a la que picar en la playa. Ellas, ilusas, con la cabeza llena de pajaritos caen en las provocciones y artimañas de los chicos. Así que, cuando llega la noche, ya sea un pájaro, un pajarraco o un don Juan, todas acaban viendo el pajarito.
(Samuel y Paula, 4º B)

En el momento en el que Rosa estaba sentada en el banco mirando eos bonitos rosales llenos de espinas, de color y que eran tan preciosos decidió ir a la floristería a comprar una rosa para regalársela a su madre. Cuando llegó a su casa y vio a su madre con su típico pijama rosa, le entregó la flor y se le puso ese típico color rosado y rojizo en las mejillas, y esta fue a buscar a su vecina Rosita para fardar de su buena hija. La vecina, muerta de la envidia, le contó la gran mentira de que aquella mañana su hija la había llevado a la rosaleda del palacio de Aranjuez; pero esta la pilló y se fue a su casa a pasar el tiempo en su bonito salón rosado, mientras pensaba en la mentira que le había contado Rosita.
(Ismael y Noelia, 4º B)

Elvis salía de a academia de baile de ensayar sus nuevos pasos e iba por la calle a paso lento. De repente pasó por su lado su amigo Paco y le empezó a contar su vida paso a paso; sin embaro, él pasaba de todo y no le hacía caso. El amigo se cansó y se marchó. Siguió caminando y llegó a un paso de cebra y como el semáforo estaba rojo tuvo que dar paso a los coches.
(Daniela y Yanira, 4º B)

Hoy es mi cumple y mi madre me ha regalado una caída en picado desde un avión, cerca de los Picos de Europa. La caída duró tanto que tardé una hora y pico en llegar a tiera. Después del viaje fui a la granja de mi abuela porque quería felicitarme. Me preparó un bocadillo con pan de picos, un poco picante para mi gusto; yo le ayudé a picar zanahorias para luego mezclarlas con la carne picada que compró mi madre en la carnicería. Después en el corral, había alboroto así que entré y vi que una gallina se había roto el pico; con la ayuda de mi abuela se lo intentamos curar, pero como no lo logramos la llevamos al veterinario. Por el camino, tuvimos que cambiar de dirección porque la calle había sido cortada por obras en la carretera. Allí estaban los obreros picando con sus picos y palas. Cuando llegamos al veterinario me di con el pico de una silla y me puse a gritar como una descosida y mi abuela me dijo que cerrara el pico, típico de ella.
Y para terminar el día, ya llegada la noche me picó un mosquito que me quitó casi toda la sangre del cuerpo. Quedé con mi novio un rato y luego, al marcharse, se despidió de mí con un pico alas once y pico.
(Lisbeth y Lidia, 4º B)

Pensé que mis compañeros no tendrían pelotas para ejecutar el ejercicio que nos había propuesto el profesor, pero al cabo de un rato observé que todos había cogido la pelota y empezaban a botarla sin parar. Parecía que yo iba a ser el único alumno que suspendería y la única opción que se me ocurría era hacerle la pelota al profesor para conseguir que me aprobase. Al mismo tiempo que pensaba en si daría resultado hacerle la pelota escuché a uno de mis compañeros decir:
-¡No tiene pelotas a hacerlo!
Y casi sin pensarlo, agarré la pelota y se la lancé y esta se fue directamente hacia sus pelotas.
(Ana Mª y María, 4ºB)

Ayer fui a ver al ortopedista para que me revisara el pie pero me dijo que había nacido de pie y que no tenía ningún problema en mi pie. Después, me fui poniendo pies en Polvorosa a mi casa; a continuación me encontré en el buzón una fotografía de un amigo del ejército, en cuyo pie de foto ponía que mi amigo se había caído de un avión a más de diez pies y que afortunadamente había sobrevivido logrando saltar antes de que el avión se estrellara contra el pie de un edificio cuando este descendía.
(Juan y Armando, 4º B)

¡Este chico tiene una cara! porque esa chaqueta era muy cara. Entonces escribió una carta por una cara en la que decía que por su cara bonita no la iba a pagar, por eso dibujó una carita enfadada. Quedó con el vendedro, para verse cara a cara y se puso una careta para que no le reconociese. Empezaron a discutir y echaron a cara o cruz quién pegaría más fuerte. El de la careta perdió y le reventó la cara el otro tipo que además le robó un móvil muy caro. Se hizo una caricatura para que el otro se la quedase de recuerdo y su enemigo la rompió pues no quería tener un dibujo de la cara de su adversario.
(Raquel y Alberto, 4º B)

Son las 6´30 a.m. Es la hora de ir al monte con la partida de caza. Íbamos siete personas: tres hombres, tres mujeres y un niño, repartidos en tres coches. Cuando llegamos, preparamos la partida de caza. Cazamos dos ciervos pero no teníamos leña partida para asarlos; luego, por la tarde, dos personas de la partida fueron a comprar lo necesario para cocinar los ciervos, lo celebramos toda la tarde. Y con una partida de cartas decidimos que el que perdiera recogería todo lo que se había ensuciado.
Son las 19´00h, ya es la hora de partir a casa.
(Sergio y Lenin, 4º C)

A mi hermano le cogió la poli cuando se peleó en el polideportivo. Su amigo, que se llama Polifemo es politeísta y a él también lo detuvo la Policía. Esta le hizo una prueba con el polígrafo para conocer la verdad. A mi hermano le dejaro y a mi amigo le metieron en la cárcel porque le pegó a un chico, el cual llevaba una camiseta de polígonos.
El sueño del amigo era poder vivir cerca de polígonos industriales en una casa en forma de poliedro y ser polígamo.
(Souad y Verónica, 4º C)

Estaba sentado en un banco tirando pan a las palomas. Una paloma se cayó al lago sobre un gigantesco banco de peces. El hombre sentado en el banco, era realmente un ladrón de bancos y estaba planeando junto a las palomas cómo robar en una sucursal. Si la paloma estaba atascada en el bánco cómo volvería al banco para planear el plan con el hombre que robaba bancos. Entonces en el banco la paloma se acercó y le confirmó que cuando saliera del banco irían juntos a robar el otro banco.
(Jonatah y Alejandro, 4º C)

Esta noche voy a la casa de mi tío para hacerle de canguro mientras él sale con mi tía. Tengo pensado ver una película conmis primos pequeños. Es una peli de canguros en África. Una vez que mi tío me dé algo de dinero lo guardaré con mis ahorros en la hucha de canguro que tengo en casa, pues estoy ahorrando para comprarle un canguro de regalo a mi madre ue cumple años dentro de una semana.
(David y Javier, 4º C)

Este fin de semana he visitado una feria rural en la que vendían varios potros a muy buen precio. Mi mirada se fijó en uno solo, el cual tenía una ligera mancha sobre su robusta pierna. También tuve la oportunidad de comprar un potro para el gimnasio municipal; así como también observé un potro que servía para torturar a los delincuentes hace ya varios años, no había tenido la oportunidad de ver uno en tan buenas condiciones.
(Jhon Paul, 4º C)

El otro día estuvimos en clase de música y la profesora nos propuso el reto de tocar el potro, aunque fue complicándose se nos dio bien. El día fue tranquilo hasta que tocó Educación Física y... ¡teníamos que saltar el portro! Poco a poco el profesor nos enseñó y lo conseguimos. Cuando llegué a casa, después de hacer los deberes, llegó mi padre del trabajo y me recordó que este fin de semana iríamos a casa de mi abuelo a montar en su nuevo potro ¡Me encantan los potros!
(Marta y Patricia, 4º C)

El hombre salió de su casa para recoger una carta en la oficina de correos. Después de recogerla fue leyéndola hasta que llegó al restaurante donde pidió la carta para comer. Después de comer jugó la misma partida de cartas de siempre con sus amigos pero, esta vez, se guardó en el bolsillo una carta para poder ganar la partida. Unas horas más tarde fue al banco para recoger una carta sobre unos recibos. Se marchó a casa y a punto de abrir la puerta se dio cuenta de que bajo el felpudo había una carta, la abrió y empezó a leerla, entonces se dio cuenta de que era una carta de amor y esto le puso muy contento.
(Madalina y Rebeca, 4º C)

Blanca se despertó con el sonido de los gritos que venían del exterior. Abriendo los ojos parapdeó para eliminar el sopor y salió de la habitación para ver qué pasaba. Cuando salió del salón fue hacia la puerta y miró por el ojo de la cerradura. Afuera el viento aullaba. Blanca salió de la casa y observó el caos que presenciaban sus ojos: se acercaba por la pradera un huracán llevando a su paso los tejados de las casas de sus vecinos. Salió corriendo deprisa sin importarle que llevara puesto únicamente el pijama. Buscó desesperadamente con los ojos la camioneta roja de su padre. Se subió a ella y trato, frenéticamente de encender el motor. Mientras lo hacía pensaba en lo que había visto en las noticias a cerca de que se acercaba un huracán y recordó que había dicho que el ojo de un huracán se hallaba en la costa Oeste. Rezando a todos los dioses para que la protegieran se encaminó en busca de un lugar más seguro sin importarle lo que dejaba atrás.
(Diana y Andrea, 4º C)

Os animo chicos y chicas a que sigais inventando, deteniendoos en el sentido de las palabras que utilizáis. Os animo a no perder ese sentido del humor con el que os habéis enfrentado a la actividad propuesta.
¿Qué haréis con los campos semánticos?

1 comentario:

  1. Hola
    Me llamo Sandra y tengo un directorio web. Me ha encantado tu blog! Tienes unos post muy interesantes. Buen trabajo, por ello me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, para que mis visitantes entren a tu web y obtengas mayor tráfico.
    Si estás de acuerdo házmelo saber.
    PD: mi email es: montessandra37@yahoo.com
    Sandra.

    ResponderEliminar